viernes, 21 de septiembre de 2018

A MARÍA FERNANDA AMENGUAL NAVARRO, EN SU CUMPLEAÑOS

A María Fernanda Amengual Navarro, mi hija, en su cumpleaños.
También por tu conducto, junto a mis otros hijos,hace años que entendí, supe y lo sabré hasta el final, que cuando se tiene un hijo se tienen todos los hijos del mundo (Gracias a Andrés Eloy Blanco por esa luz)
La ausencia nos fortalece, hija amada, y nos hace dueños de la intensidad de los mensajes del Creador.
Aprendemos a ser más padres y mas hijos, porque la ausencia hace tejidos irrompibles en el alma.
Nos veremos pronto,
Tu padre, infinitamente agradecido por tu presencia en este trayecto, que seguiremos regando con la semilla de que estamos hechos
Vicente Amengual Sosa

viernes, 31 de agosto de 2018

VIEJO TABÚ DE LA MUJER VENEZOLANA, AUN VIGENTE.

VIEJO TABÚ DE LA MUJER VENEZOLANA, AUN VIGENTE.
Estoy seguro que si se le preguntase a las mujeres venezolanas por qué razón deben compartir ella y su marido en partes iguales, los bienes habidos en el matrimonio o en las relaciones estables de hecho, se obtendrían en forma abrumadora estas tres respuestas: 1) Porque así lo dispone la ley, 2) Porque no me puede dejar desamparada después de haber estado casada o 3) Porque debe mantener y cuidar de sus hijos (si los hubiere).
En la práctica, los abogados que trabajamos la materia, oímos repetidamente estas expresiones que dicen mucho de la condición de minusvalía que ellas mismas se asignan o que de alguna manera se les ha inculcado o impuesto: "a mi que me dé mi casa y se quede con todo lo demás...", "yo no voy a pelear con él y que se quede con todo eso, yo me las arreglo", "que se ocupe de lo necesario para sus hijos y yo me encargo de lo demás", "yo no tengo interés en quitarle sus cosas", etc.
Por lo general, la posición fundamental es la de asignarle al hombre una especie de infinito poder sobre los bienes y la mujer, perdónenme a crudeza, una condición mendicante, asumiendo que deba conformarse con "lo que le den".
En el ambiente judicial, además, resulta más fácil defender a los maridos que pretenden burlar los derechos de su esposa que en el caso contrario. La medidas cautelares son débiles cuando de la mujer se trata.
De hecho, cuando la mujer actúa, lo hace contra un marido que tiene prerrogativas y casi siempre la posesión, ad VIEJO TABÚ DE LA MUJER VENEZOLANA, AUN VIGENTE. ministración o titularidad de los bienes. A la inversa, no se da casi nunca.
En el foro judicial, apenas recientemente hay una publicación inteligente, bien documentada y revolucionaria que sostiene el Dr. Gilberto Guerrero, la cual debería ser el principio de una reivindicación total y justa de esta situación en favor de la mujer (obra referida a la comunidad concubinaria)
Y ahora lo esencialmente jurídico: La mujer tiene establecidos sus derechos en el cincuenta por ciento de los bienes habidos en el matrimonio o unión de estable de hecho, por la sencilla razón que la ley entiende que ella colaboró o contribuyó a producirlos, sea con el trabajo en la casa y educación y cuidado de los hijos, orden en el hogar, atención personal al marido trabajador e, inclusive, también con su propio trabajo fuera del hogar.¿les parece poco?
REPÍTANLO UNA Y OTRA VEZ: LA MUJER TAMBIÉN ES DUEÑA DE ESOS BIENES.
Es necesario, para el bien de la sociedad y la familia, que la mujer venezolana deje atrás esa crónica debilidad y defienda sus derechos con ahínco y fortaleza.

miércoles, 29 de agosto de 2018

MIGRACIÓN VENEZOLANA:

Podría decirse técnicamente que fui emigrante. Pero ¿acaso puede llamarse emigrante a una persona que viajó con una beca de la UCV de 450 dólares mensuales, más gastos de instalación, estudios pagados de post grado, etc.?
El término emigrante parece estar más bien relacionado con el desplazamiento por necesidad de diversa índole a otro país, en situaciones adversas, hasta el punto que esa decisión no es la deseada.
Aun así como fue mi caso, en alguna forma se viven situaciones difíciles: la otra cultura, el idioma, xenofobia en alguna medida, desconfianza y muchos otros.
Si eso es así en mi situación, imagínese usted señor lector lo que significa salir de su país sin dinero, a la aventura, sin saber donde dormirás, si te explotarán, si comerás bien o no, si conseguirás trabajo, sin garantía de salud , expuesto a violencia, sin conocer cómo te recibirá el país receptor separándote de tu familia y dudar si podrás ayudarla.
Emigrar así es una calamidad.
Así que, sea en las circunstancias que sea, yo expreso mi infinita solidaridad con quienes han emigrado de Venezuela y estoy dispuesto a hacer por esas personas o por quienes ellos dejaron aquí, cualquier cosa que pueda servir para compensar las dificultades que atraviesan.
Y tendrán mi amor y mis oraciones. !Fortaleza, valientes !

lunes, 27 de agosto de 2018

EL MANEJO DE LA ESPERANZA

No había terminado el presidente Maduro de anunciar lo que él llamó algo así como "medidas de recuperación económica" , cuando ya un ejército de economistas, sociólogos, abogados, políticos, periodistas, expertos petroleros (que es una derivación o especie de algunas de esas profesiones), "constitucionalistas" (que es una derivación que estos tiempos han generado respecto de la abogacía y que son algo así como la pepa e Billy Queen en todo lo que tenga que ver con la Constitución), desmenuzaron el paquete económico (ahora llamado "paquetazo") y lo volvieron trizas.
"Por ningún lado cuadra..." aseveraron unos, "será un fracaso", dicen los otros, y que si esto, aquello y lo otro, total, achicharrado el paquete.
Y yo me pregunto ¿Habrán quedado así vueltos trizas los autores del paquete?.
Usted qué dice, a ver.
Los tipos como si nada "con la cara muy lavada", como todavía se suele decir.
Y  he aquí la bala fría y no estoy en un escrito jocoso, aunque parezca.
Repito ¿Por qué tan tranquilos?
Porque todo este asunto - desde hace tiempo es así - no lo están manejando los pomposos profesionales a que me he referido ni aquellos que ostentan calificativos pomposos ideados tiempo ha por los medios de comunicación.
Esto lo manejan los profesionales del "coco", que algunos son especie sabia de los médicos, buenos o malos , perversos o no.
Las medidas del gobierno no están destinadas a resolver nada y ellos lo saben mejor que nadie. Pero generan esperanzas en muchas personas. De lo que se trata es del manejo adecuado de la esperanza, de eficacia harto comprobada en el mundo de la psiquiatría. 
Y es letal cuando se la usa bien.
Por el lado opuesto, manejada también por el gobierno y servida por la irracionalidad o desatino de opositores y de quienes están llamados por su experiencia o sus títulos a hacer otro papel, ha resultado eficaz el manejo de la desesperanza en contra de los adversarios del gobierno.
La desesperanza alimenta el abandono de toda lucha, el encierro, la conformidad, las contradicciones, las descalificaciones, el ataque desmedidoy ahora el abandono del país.
Sugiero comprar mandarinas.

jueves, 23 de agosto de 2018

EL EFECTO PENSAMIENTO

A mediados del mes de abril de 2018 comencé  a sentir una de las molestias características del desplazamiento de un cálculo renal por mis vías urinarias. He estado acostumbrado a eso desde el año 1983, cuando por vez primera y pocos días después de llegar de México, tuve la primera de esas molestias.
Cada cierto tiempo, uno o varios cálculos renales me han molestado desde entonces, casi siempre sin excesivo dolor hasta su expulsión.
Cuando tengo los primeros síntomas de una nueva molestia, empiezo a tomar precauciones (físicas, medicinales, financieras, etc.) para hacerle frente a la situación.
En la reciente de 2018 tenía planeado un viaje desde mi ciudad (Maracay) 100 kms. al oeste de Caracas , hasta Higuerote (unos 100 Kms. al este de Caracas, todo en la parte norte de Venezuela, en paralelo a la costa norte del país.
La molestia se fue acrecentando, sin tener dolor alguno,  en los dos días precedentes al viaje y empezó a hacerse más grave en la mañana del mismo.
Pensé si debía continuar con mis pequeñas vacaciones o desistir. Opté por la primera, me llevé algunas medicinas para facilitar la expulsión del cálculo y para un eventual dolor.
Tomaba mucha agua para aumentar las ganas de orinar y al momento de cada micción sentía cada vez – con enorme frustración – como el líquido lograba mover el cálculo pero sin desplazarlo de donde estaba alojado.
Justo al momento de entrar a Higuerote, otra vez con ganas de orinar, justo en una gasolinera a la entrada del pueblo costero tuve el presentimiento de que esa sería la esperada ocasión y así fue.
Lamentablemente, tuve que tomar el cálculo de un baño público y lo he guardado celosamente. ¿Por qué?
Ha llamado mi atención y mi curiosidad por su estructura, en nada similar a tantas otras que he expulsado. Y es el más grande de toda mi vida.
 Afortunadamente, dispongo de una foto de un cálculo anterior algo grande y se puede comparar con este otro.
Es inimaginable cómo aquella pieza no haya causado mayor los cálculos anteriores a este, incluyendo el que he fotografiado antes de este último, ponen de manifiesto en sus orillas o borde las “hojillas” que tienen. Como esa parte del cálculo es más fina que la del resto, entonces las “hojillas” son más claras. Esas “hojillas” son las que cortan, causan dolor y producen sangramiento cuando se atascan o tienen cierto volumen.
El último cálculo, el de mayo de 2018, es asombroso. Lo he revisado una y otra vez, lo he ampliado con el ordenador y se puede notar perfectamente que las orillas o bordes han sido limados, como si acaso se tratase de que su paso por las vías urinarias, no obstante su tamaño, se hiciese sin dolor ni una molestia exagerada
¿Qué circunstancia media entre el penúltimo y el último cálculo?
Esto es lo mejor.
El cálculo anterior debe ser más o menos de 2007. No lo conservo. Solo la impresionante foto. El nuevo, como ya dije, es de 2018.
En el año 2015 estuve unos días con una depresión moderada y gracias a Dios (de verdad, gracias a él) se me atravesó en el camino una terapeuta cognitiva, quien logró hacerme sentir bien. Pero desde esa oportunidad hasta ahora, acudo todos los lunes a una terapia de grupo en la que hemos aprendido muchas técnicas de sanación a través del pensamiento.
Y entonces comencé a experimentar con los riñones, pues no tengo una afección de importancia (tampoco la de los riñones lo es, pero molesta a veces) en mi organismo de casi 72 años (edad alcanzada quizás al hecho, entre varios, de tener toda la vida haciendo ejercicios, de modo que no puedo decir cuando comencé, valdría decir “desde que nací”, incluyendo el intenso del fútbol o el trote).
Tampoco había leído hasta el día de expulsión del último cálculo renal el libro “Noética”, solo guiado por las terapias de curación con el pensamiento.
Y fue precisamente en ese viaje en que lo expulsé que mi hermano y yo hablamos de la sanación con el pensamiento y me recomendó ese libro que acabo de terminar de leer a las 3.30 pm del día 24 de julio de 2018.
Y es que al leerlo he comprobado que seguí con alguna fidelidad las técnicas de intención que allí se describen.
Particularmente, me enfocaba en concentrar la intención en fracturar los cálculos grandes para que pudieran ser expulsados y para evitar dolor o sangramiento me centraba en que fuesen tan pequeñas las partículas resultantes de las fracturas que no llegasen a presionar las vías urinarias en modo de causar dolor y/o que se limasen sus aristas para que el tránsito fuese satisfactorio.
Y lo hemos logrado.
La foto lo confirma y lo conservo.
Con los conocimientos aprendidos con Noética creo que puedo alcanzar buenos objetivos personales y colectivos.
Vicente Amengual Sosa.
Maracay, Venezuela.

jueves, 2 de agosto de 2018

EN AQUELLA BARCA PRECARIA

EN AQUELLA BARCA PRECARIA
Manso el río
que pacientemente abordamos
en aquella barca precaria.
¿Lo escogimos pensando en esa condición?
Quizás sea una abstracción,
pues llegamos allí al azar.
Era la hora señalada.
Ahora juramos
que jamás tocaremos un ramal turbulento.
O quizás no importe,
somos nosotros quienes
trazaremos su cauce.
Vicente Amengual Sosa